Las revisiones del dentista: clave para evitar males mayores

Introducción

La boca, al igual que el resto de nuestro cuerpo, necesita de un cuidado específico para conseguir estar lo más saludable posible. Pero, aunque nos lavemos los dientes con la frecuencia adecuada, pueden seguir surgiendo problemas. Por eso, de igual forma que acudimos al médico para realizarnos chequeos generales, es importante que hagamos lo mismo con la salud bucodental y acudamos al dentista. La gran mayoría de patologías orales son difíciles de detectar sin ayuda profesional. El ejemplo más claro ocurre con las caries, que en un principio no se pueden apreciar ya que no generan dolores o malestar. Es por eso que se recomienda acudir regularmente al dentista. De esta forma evitaremos problemas de salud y nos ahorraremos varios quebraderos de cabeza en un futuro.

 

 

Importancia de la salud dental

La salud dental es muy importante para nuestra salud general. Los dientes y encías saludables son esenciales para masticar y digerir los alimentos, hablar con claridad y sonreír con confianza. La mala higiene dental puede causar dolores de cabeza, mala digestión y otros problemas de salud. Es importante cuidar nuestros dientes y encías para mantener una buena salud dental.

 

 

Cómo se desarrolla una revisión

Una revisión dental genérica consta de dos fases: la revisión y la limpieza.

Durante una revisión, el dentista verificará la existencia de caries. Es posible que te hagan una radiografía para comprobar si tiene caries. El examen también incluirá una comprobación de la presencia de placa y sarro en los dientes. La placa dental es una capa y pegajosa e incolora o de color amarillo pálido compuesta de bacterias. Si no se quita, se endurecerá y se convertirá en sarro. El sarro no se puede eliminar con el cepillado y el hilo dental. La placa y el sarro que se acumulan en los dientes pueden causar enfermedades bucales.

Luego te examinarán las encías. Para ello, se utilizará un instrumento específico para medir la profundidad del espacio entre los dientes y las encías. Con encías sanas, los espacios son poco profundos. Los pacientes con enfermedad periodontal tienen espacios más profundos. También te limpiarán los dientes durante la visita. El cepillado y el uso de hilo dental ayudarán a eliminar la placa. Durante la limpieza, el dentista utilizará herramientas especiales para eliminar el sarro. Este proceso es conocido como raspado.

Una vez que se finalizado el raspado, se realizará el alisado. En este paso, se usará, generalmente, una pasta arenosa para ayudar a eliminar las manchas superficiales de los dientes. El último paso es el uso del hilo dental. El dentista usará hilo dental para asegurarse de que los espacios entre los dientes estén limpios.

Al finalizar la revisión y la limpieza, tu dentista te comentará el resultado de la revisión, te explicará el plan de tratamiento recomendado y te dará unos consejos de higiene bucodental.

 

 

Qué hacer entre revisiones

Asegúrate de cuidar tus dientes y encías entre las visitas regulares al dentista. La placa se forma constantemente en los dientes, pero se puede controlar con el cepillado y el uso de hilo dental regulares. Estos son algunos consejos para mantener un buen cuidado bucal en casa.

  • Cepíllate los dientes al menos dos veces al día.
  • Asegúrate de usar una pasta de dientes que contenga flúor.
  • Usa hilo dental diariamente.
  • Usa un enjuague bucal para ayudar a controlar las bacterias de la placa y mantener el aliento fresco.

 

 

Excusas más frecuentes para evitar acudir al dentista

Todos hemos oído o incluso usado alguna vez una de estas excusas para evitar ir al dentista, pero si las analizamos, veremos que no tienen ningún fundamento.

Es doloroso: La revisión no tiene por qué ser dolorosa y al acudir estarás evitando un dolor mucho mayor en el futuro si descuidas tu salud dental.

No tengo ningún problema: un gran número de enfermedades bucodentales pueden pasar desapercibidas ya que no son visibles y no causan molestias en sus etapas iniciales. Por lo tanto, es imprescindible que el dentista compruebe que no se trata de una enfermedad en su estado inicial.

Es muy caro: Lo que verdaderamente es costoso son los tratamientos por descuidarse la boca en un primer lugar, por lo que es mejor acudir cuanto antes a una revisión para que no sea demasiado tarde.

Es una pérdida de tiempo: Teniendo en cuenta la importancia que tiene la salud dental, invertir media hora cada seis meses o cada año es prácticamente insignificante en comparación con el tiempo que se puede llegar a perder si surgen distintas patologías.

Tuve una mala experiencia: Si este es tu caso, es importante comunicarte con tu dentista para evitar que ocurra algo similar.

 

 

Conclusión

En resumen, la salud bucal es muy importante y las revisiones del dentista son la mejor forma de asegurarnos que todo se encuentra correctamente en nuestra boca. Además de las revisiones, es importante seguir los consejos de nuestros dentistas en cuánto a higiene bucal para que la próxima vez que acudamos, tengamos una salud bucodental mejor que la vez anterior.

Los comentarios están cerrados